630 339 486 Atendemos las 24h. (También por WhatsApp)

Tener bicicletas resistentes al robo sería un sueño, verdad? Te damos unos trucos para hacerla menos vulnerable y más segura.

En las grandes ciudades son un medio de transporte barato, ecológico, no supone ningún problema el tema de aparcamiento, nos ayudan a mantenernos en forma, en realizar la operación biquini. También cada día crece el número de los amantes de las bicicletas de carretera. Las ventajas son muchas, pero hay un asunto que puede quitarle el sueño a más de uno de los ciclistas: la seguridad – las bicicletas son presa fácil para los ladrones.

En cualquier tienda de bicicletas podemos encontrar una amplia gama de productos de seguridad. Por ejemplo:

1. Candados de horquilla – por su solidez aseguran nuestras bicicletas de métodos violentos de forzar pero no nos dan 100% de garantías de resistirse al ganzuado.

2. Candados desplegables – por una parte son una herramienta de protección con mucha flexibilidad, pero por otra nos ofrecen la solidez de una horquilla.

3. Cables blindados – gracias a su flexibilidad permiten atar la bicicleta a un árbol o farola pero a su vez son resistentes como las barras de acero.

4. Candados de cable – son flexibles pero su protección es mínima dado que las podemos romper con un simple alicate.

Estas son las soluciones tradicionales, conocidas por todos nosotros. Muchas veces son insuficientes a la hora de proteger nuestras bicis de los amigos de lo ajeno. En nuestro artículo de hoy analizaremos las soluciones novedosas y en muchos de los casos sorprendentes.

Bicicleta plegableYerka Project – diseñada en Chile es como diríamos un ejemplo de 2 en 1. Cuando la querremos aparcar la convertimos en un candado, de tal manera de que si nos la quieren robar, la tienen que romper, o mejor dicho tienen que romper su cuadro, lo que deja la bici totalmente inservible. Dicho cuadro en el funcionamiento normal, no hablamos de forzarlo, se abre y junto con el sillín nos permite rodear la bicicleta alrededor de una farola por ejemplo. No es necesario llevar candados, horquillas ni otros artilugios. La bicicleta se protege sola.

bicis2

“Bicicleta voladora”– forma parte de un proyecto realizado por un grupo de diseñadores alemanes. Un mecanismo que con su aspecto se asimila a un candado robusto, lo colocamos en la bicicleta y lo juntamos con una farola. Dichoso mecanismo hace subir la bici arriba, parece que nuestra bicicleta escala hasta lo alto de la farola y desde arriba supone la gran frustración a cualquier caco.

bicis3

Saddle Lock – sillín bloqueador de bicicleta. En este caso el mismo sillín se desplaza hasta la rueda trasera y la bloquea.

bicis4

Lock 8 – podríamos llamarla la “smartbici”.  A través de una aplicación móvil conectamos la Lock8 con nuestro Smartphone y gracias al GPS integrado podemos tenerla localizada en cualquier momento. Es más, si alguien pone en marcha la bicicleta, al propietario le llega un aviso a su móvil con toda la información. El ladrón también se expone, dado que al mover la bicicleta sonara la alarma que está incorporada igual que el GPS.

bicis5

Stay Locked – si la roban se autodestruye. Hay ciclistas con la filosofía: “Si yo no puedo disfrutar de mi bicicleta, que me costó lo suyo, no la va disfrutar NADIE”. En el caso de Stay Locked si alguien intenta robar la bicicleta, tiene que forzar el candado formado por la horquilla que une la rueda trasera con el resto de la bici. Por lo cual al romper el candado se rompe la bici.

A lo mejor estos novedosos sistemas de protección para las bicicletas no son las soluciones aptas para cualquier bolsillo, pero son sin embargo ingeniosas y sorprendentes y como cada día a lo largo de nuestras vidas aprendemos algo nuevo, esperamos que el articulo Os ha gustado y le da un aire nuevo a la problemática de cómo proteger a tu bici del robo.